¿Qué es un conservante?

Un conservante es una sustancia (presente en la naturaleza o sintetizada en el laboratorio) que se añade a los cosméticos para evitar la proliferación de microbios y, por lo tanto, la descomposición temprana del producto, y así alargamos la vida útil del preparado. 

Para comprender la importancia de un conservante podemos usar la metáfora de un plato de comida. Una vez hecho, podemos guardarlo en la heladera y de esta manera lo conservaremos quizás unos días en buen estado. Sin embargo, nunca se nos ocurriría comer algo que cocinamos hace 3 meses, muchísimo menos hace 1 año.

Lo mismo ocurre con la cosmética, aunque la industria y el marketing intentan arduamente que no recordemos jamás este detalle. 

Características de los conservantes:

Prevenir o limitar la contaminación microbiológica y evitar el deterioro de la fórmula:

-Las bacterias proliferan fácilmente entre los 30 y los 37º C

-Los hongos y levaduras proliferan entre 20-25º C.

-Las bacterias Gram+ desprenden un olor desagradable, provocan turbidez en las fórmulas.

¿Es necesario agregar un conservante a los cosméticos hechos en casa? 

Todos los productos cosméticos que contengan agua en su formulación o que entrarán en contacto con ella durante su vida útil (por ejemplo un limpiador facial sólido o un exfoliante que usaremos en la ducha), tienen que estar debidamente conservados. Los conservantes se incorporan principalmente a los productos para evitar su deterioro y prolongar su vida comercial, así como para proteger al consumidor de la posibilidad de infección frente a algún microorganismo patógeno.

Normalmente, todo producto está expuesto a dos tipos de agentes potencialmente contaminantes durante su uso:  el medio ambiente y el propio consumidor. Es por eso que es super importante que cuides tu área de trabajo y trates de que sea lo más limpia posible, para así evitar la posible contaminación en el momento de la elaboración. Si el producto se contamina, lo cual es muy común en elaboración casera de preparados cosméticos, y tu cosmético tiene un buen sistema de conservación, los microorganismos no proliferarán tan rápidamente y tu preparación tendrá una vida útil significativamente más larga que si no tuviera conservante. 

Así que sí, es super importante usar conservantes en nuestros preparados!!

¿Por qué es necesario recordar esto?

Primero para dejar de intentar medir la cosmética natural con la vara de la cosmética convencional, por supuesto que los preparados naturales durarán menos que los que están repletos de sustancias sintéticas y manipuladas, de hecho, es muy bueno que así sea. Y, por otro lado, para que le quitemos esa carga negativa que le hemos impuesto a los conservantes.

¿Son sustancias «antinatura»?

Si, lo son, porque deben mantener a raya a seres vivos, como las bacterias, los hongos y demás.

Pero son esenciales para quien desea elaborar productos seguros y estables.

No está de más decir, que los problemas que pueden surgir del uso de cosméticos en mal estado

van desde erupciones suaves a cegueras absolutas.

Un poco (dentro de una formulación cosmética no usaremos más de un 1% de estas sustancias)

de conservante de buena calidad (los hay derivados completamente de vegetales y sustancias

naturales y completamente aptos para cosmética natural) en nuestros preparados, son una

pequeña excepción que puede ahorrarnos muchísimos males peores.

¿Cómo me puedo dar cuenta si un cosmético se echó a perder?

Cuando los microorganismos penetran en un cosmético y éste presenta una conservación insuficiente, pueden multiplicarse en gran número y el preparado verse afectado y transformado en sus propiedades por los microorganismos y sus productos metabólicos.

Algunos indicios de este deterioro: 

• Visibles mohos sobre los productos

• Separación de fases en las emulsiones 

• Pérdida de viscosidad 

• Cambios de imagen visual del producto

• Cambios radicales en el aroma 

• Enranciamiento de las grasas

• Aparición de puntos y manchas 

En todos estos casos, el cosmético ya no podrá ser utilizado y no hay forma de recuperarlo. Seguro que alguna vez te pasó de abrir un producto y encontrarlo en mal estado! Y qué rabia da, no? 

Recordá que las bacterias están siempre en nuestro ambiente e incluso en nuestra piel, son parte esencial del equilibrio de la naturaleza sobre la Tierra, y si haces tus cosméticos en casa, es prácticamente seguro que tus preparaciones se contaminan en mayor o menor medida. Te sugiero por lo tanto que no evites estos ingredientes en tus fórmulas. 

LOS CONSERVANTES MÁS COMUNES EN COSMÉTICA NATURAL Y ALGUNAS CONSIDERACIONES IMPORTANTES:

Los conservantes que más habrás escuchado nombrar en Cosmética Natural, son el Cosgard y el Geogard. Pero suele haber cierta confusión en torno a ellos, que aquí te quiero explicar: 

El Geogard Ultra (INCI: Gluconolactone (and) sodium benzonate) por un lado, es un conservante de alto espectro, aprobado por NaTrue, EcoCert, y Soil Association. Es estable en PH entre 3 y 6,5 y siempre se debe agregar en preparaciones a menor de 40°.

Por otro lado, el Cosgard o Geosgard 221 (INCI: Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol) también es un conservante de alto espectro, tiene características muy similares pero se diferencia, además de por su composición, por su olor a almendras que genera la oxidación del alcohol benzilico.

Lo que hay que prestar particular atención a la hora de elegir y utilizar estos conservantes, es el código que acompaña al nombre de estos ingredientes (compuesto por números y/o letras). Otro aspecto muy importante a observar es si hay incompatibilidades con algún otro ingrediente y los modos de uso (PH, temperatura a la que debe ser integrado, entre otros). Estos datos están especificados en cada ficha técnica, por lo que es fundamental siempre pedirle la misma al proveedor para verificar efectivamente de qué está hecho ese conservante, porque de país en país esto puede cambiar. 

CONSERVANTES PELIGROSOS EN COSMÉTICA CONVENCIONAL

Seguramente hayan escuchado hablar de los famosos Parabenos. Los mismos se utilizan por su efectividad como conservante y por sus propiedades bactericidas y fungicidas, además de que son muy baratos. Pero en el último tiempo se empezó a cuestionar crecientemente su toxicidad. La controversia  sobre su uso se generó a partir de que un estudio encontrara parabenos en un alto porcentaje de mujeres con cáncer de mama. La mayor parte de asociaciones científicas consideran que los parabenos son seguros, pero su efecto a largo plazo está poco estudiado. En cierto punto, estamos siendo conejillos de un montón de “avances” y “progresos” de los cuales veremos sus verdaderos efectos mucho más adelante. 

En este sentido, volver a la naturaleza es un camino necesario y urgente. Y los conservantes naturales son una excelente alternativa que no tiene nada que envidiarle a los poderes de estos químicos. 

Qué tener en cuenta a la hora de elegir un conservante natural:
  • Las dosis recomendadas por el proveedor de % de uso
  • En qué momento de la formulación debe ser agregado (en general es al final, cuando ya la preparación está tibia o fría)
  • El rango de pH en el que trabaja (esto es muy importante, y todo lo que aprendiste sobre corrección de pH te ayudará mucho en este sentido)
  • Si es de amplio espectro o no (algunos conservantes solo previenen de bacterias y otro de hongos por ejemplo)
  • Si tiene alguna incompatibilidad (por ejemplo con algún otro ingrediente)
  • Si se permite su uso en cosmética natural

NOTA en el caso de que quieras vender tus preparaciones, tené en cuenta que tendrás que

someter tus productos a pruebas de cultivo de bacterias, llevadas a cabo en laboratorios

especializados, de lo contrario tus productos no serán aprobados por el ente regulador de tu país.

Espero que esta info te haya sido de utilidad.

Cualquier consulta no dudes en escribirme y te responderé con gusto lo antes posible.

https://kalimielcursos.com/

Un abrazo grande!

Nuria y Equipo Kalimiel

Artículos recomendados

Si este post te sirvió hacemelo saber con un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Close Bitnami banner
Bitnami