TIPOS DE PIEL: características y cómo reconocerlos

A la hora de elegir, crear y recomendar productos de cosmética natural nos encontramos frente a una de las preguntas más frecuentes: ¿Qué tipos de piel existen? ¿Cuál es el mío y cómo puedo reconocerlo?

Este es un factor fundamental ya que cada tipo de piel tiene necesidades cosméticas muy diferentes. Si bien hay ciertos cuidados generales de la piel del rostro, como los que te enseño en esta entrada, es únicamente sabiendo diferenciarlas, que podremos darle lo que cada una necesita para encontrar su equilibrio. Y por lo tanto, mantener una piel sana y cuidada.

Por el contrario, indicar o utilizar un producto que no es adecuado para cierto tipo de piel, puede generar efectos no deseados e incluso, afecciones aún mayores.

Por esta razón, ya sea que crees tu propia cosmética para uso personal o te dediques a venderla, tenés que poder observar y reconocer los distintos tipos de piel o BIOTIPOS para elegir los productos adecuados para cada caso. 

Pero ¿Cómo? ¿Por dónde empiezo? No te preocupes! Estás en el lugar indicado: acá te voy a contar todo lo que necesitas saber al respecto. 

Te recuerdo que todos estos temas y muchos más (ph, fisiología de la piel, estructura de la piel, glándulas y sus funciones, rutinas faciales de cuidado y un amplio etc) lo abordamos de forma súper completa y simple en el PRIMER CAPÍTULO DE MI CURSO ONLINE DE COSMÉTICA NATURAL. Así que si después de leer esta entrada te quedás con ganas de más, aún podes acceder a la PREVENTA DE REEDICIÓN. La semana del #kalimielsale ya terminó y fue una verdadera locura! Miles personas pudieron acceder a esta oportunidad increíble. Pero no te preocupes! La preventa seguirá con DESCUENTO unos pocos días más, así que no lo podés dejar pasar. Es el último aviso antes del lanzamiento oficial: La misma calidad de siempre del mejor Curso Online de Cosmética Natural, ahora recargado en recetas, info y novedades. Aprovechalo ahora antes que se termine!

Dicho esto, pasemos a lo que nos trae hoy por aquí:

BIO TIPOS de piel, cómo reconocerlos y qué necesidades cosméticas tiene cada uno:

PIEL EUDÉRMICA

Se llama así a la piel lisa, fina, flexible y humedecida equilibradamente por sus propias secreciones glandulares.  Tiene un brillo natural, es suave al tacto, turgente y elástica. Es comúnmente encontrada en niños. No necesita de ningún cosmético. 

Una vez que atravesamos la adolescencia nuestra piel empieza a sufrir una serie de transformaciones y adaptaciones, debido a los cambios hormonales. De ahí en más, dependiendo del funcionamiento de las glándulas sebáceas, nuestra piel tenderá a un BIOTIPO más bien graso o a uno seco. Además, dependiendo del funcionamiento de las glándulas sudoríparas, podremos encontrarnos con pieles deshidratadas. 

PIEL GRASA

En este Biotipo, las glándulas sebáceas funcionan en exceso, produciendo demasiado sebo, lo que produce no solamente el típico brillo excesivo de esta piel (graso y aceitoso al tacto) sino también la dilatación del ostium folicular (el orificio por donde sale el sebo, que solemos llamar “poro”).

¿Cómo puedo reconocerla? 

 El resultado de todo esto, es la tendencia a generar puntos negros y granitos. Generalmente es una piel con tendencia a ser gruesa. 

Este Biotipo a su vez,  puede presentarse además deshidratado. Podrás detectar esto observando las arrugas y arruguillas de la piel. 

Si el biotipo es graso oleoso observarás los “poros” dilatados y probablemente la persona tenga puntos negros y algun granito. 

Si el biotipo es graso deshidratado, presenta las características anteriores, y además podrás observar arrugas prematuras o arrugillas al pellizcar ligeramente la piel. 

Necesidades cosméticas: 

La piel GRASA OLEOSA: cosméticos astringentes, sobre todo limpiadores más intensos que eviten la acumulación de sebo en el ostium folicular. Evitar los productos oleosos, como cremas untuosas y aceites. Es preferible el uso de productos ligeros como geles y texturas tipo serum. 

La piel GRASA DESHIDRATADA: necesitará productos similares a los de la oleosa. Es esencial la ingesta adecuada de agua para prevenir la deshidratación excesiva. 

* A veces, en el afán de retirar el exceso de grasitud en este tipo de pieles, usando por ejemplo limpiadores muy fuertes, generamos el efecto inverso al deseado. La piel reacciona a esta constante remoción de sebo generando más sebo. Es preferible usar productos suaves pero eficaces a exponer nuestra piel a jabones fuertes y demasiado astringentes. 

PIEL SECA

En este Biotipo las glándulas sebáceas producen menos sebo, dando como resultado una piel apagada, y quebradiza (suelen verse escamas) con textura rugosa y con tendencia a generar arrugas prematuras. 

¿Cómo puedo reconocerla? 

Suele sentirse muy tirante (sobre todo luego de lavarla) y puede picar. Suele ser una piel muy fina y los poros no son visibles. 

Identificamos está piel por los “poros” que no son visibles, puede haber escamas de piel seca en la piel y por su textura rugosa al tacto.

Necesidades cosméticas: 

Este tipo de pieles necesitan cosméticos más oleosos para reponer la falta de sebo, como cremas. La limpieza será suave, por ejemplo con geles. 

PIEL MIXTA

En este tipo de pieles, se observa una parte del rostro con características de pieles secas y otra parte con características de pieles grasas. 

¿Cómo puedo reconocerla? 

Es muy común la grasitud excesiva en la zona T y observar descamaciones o piel rugosa en el resto del rostro. 

Necesidades cosméticas: 

Dependiendo del Biotipo predomine (cual toma más partes del rostro, o cuál está más exacerbada) podemos usar productos específicos de no de los biotipos, o usaremos productos suaves y reguladores en general. 

PIEL SENSIBLE

Este tipo de piel se enrojece muy fácilmente, reaccionando a estímulos externos de manera desproporcionada. 

¿Cómo puedo reconocerla? 

Es un tipo de piel que suele inflamarse e irritarse. Es propensa a alergias y urticarias. 

Le afectan diferentes estímulos: clima, cosméticos, jabones, maquillaje, picaduras de animales, etc. 

Ten en cuenta, que si la reacción de tu piel es desproporcionada e ilógica (no detectarás un factor desencadenante concreto), deberías ver a un dermatólogo para descartar alguna patología. 

Necesidades cosméticas: 

Este tipo de pieles precisarán de cosméticos muy suaves, desinflamantes y calmantes.

Deberán evitar productos fuertes, jabón común, alcohol y productos que lo contengan. Para este tipo de pieles siempre usaremos la mitad del porcentaje recomendado de activos (no más de un 0,5% de AE, y no más de 1% de extractos)

PIEL ENVEJECIDA O INVOLUTIVA

Este tipo de pieles se da en personas mayores (la edad depende un poco de la genética de la persona, su biotipo y cuanto se haya cuidado la piel hasta el momento), ya que con el paso del tiempo las células van perdiendo ciertos compuestos que la ayudan a ser elástica y flexible. Las células viejas se acumulan en la superficie en ciertas zonas donde las líneas de expresión son más profundas, generando surcos que se convertirán en arrugas. La falta de estrógenos característica de la mujer en la menopausia ayuda a que la piel se reseque más rápidamente.

¿Cómo puedo reconocerla? 

Se nota la piel opaca y apagada, ya que los procesos de regeneración celular se ralentiza y no hay tanto recambio de células nuevas. Podemos observar manchas y arrugas profundas. 

Necesidades cosméticas: 

Esta piel necesitará de cosméticos con propiedades regenerantes, nutritivas y revitalizantes. Dependiendo del biotipo de base usaremos productos más ligeros o untuosos. 

¿Y vos qué tipo de piel tienes? ¿Sentís que le estás dando el cuidado que necesita?

Si te gustaría alguna receta en particular o profundizar más algún tema no dudes en escribirme. Será un placer responder a sus inquietudes. 

Un abrazo grande!

3 comentarios sobre “TIPOS DE PIEL: características y cómo reconocerlos

    1. Hola Sara! Gracias por tu mensaje y por compartirnos tu apreciación. Entiendo que nuestro presupuesto argentino y la realidad económica que atravesamos como país, muchas veces no nos permite acceder a formaciones y capacitaciones profesionales pagas, lamentablemente. Por esta razón todos los meses pienso en descuentos y facilidades para que mis cursos lleguen a la mayor cantidad de gente posible que desea y necesita hacerlos, para que encuentre una salida laboral que le apasione. Te invito a que te suscribas al newsletter en kalimielcursos.com para recibir todas las promos que voy lanzando. De todos modos si sentís que podemos llegar a alguna alternativa juntas, escribime por privado contándome tu situación a espaciokalimiel@gmail.com y estaré encantada de charlarlo. Un abrazo grande!

Si este post te sirvió hacemelo saber con un comentario