Aceites esenciales: el alma de las plantas

¿Qué son los ACEITES ESENCIALES?

Se le llama aceite esencial a la parte aromática y volátil de la planta, que es extraído mediante destilación o extracción. Los aceites esenciales son mezclas concentradas de sustancias químicas con muy variada y potente acción terapéutica.

Son insolubles en agua, y solubles en alcohol, grasas, ceras y aceites vegetales.

Su función en la Naturaleza es muy importante, ya que protege a la planta ahuyentando a posibles depredadores y, por otra parte, atrae a los insectos que harán posible su reproducción.

Contrariamente a lo que se cree, no se encuentran solo en las flores. Los aceites esenciales de ciertas plantas se encuentran en sus hojas (como en la citronela), en su corteza o madera (como en el sándalo), en la raíz (como en el vetiver), en la resina (como en el benjuí), en la cascara de los frutos (como en el limón) o incluso en todo un árbol (como en el eucaliptus).

UN POCO DE HISTORIA

Los aceites esenciales se utilizan desde hace milenios por sus propiedades medicinales y también por sus maravillosos aromas. Hay pruebas de que ya los egipcios los utilizaban ampliamente, siendo ya expertos en ciertos procedimientos para su obtención y uso.

Una mujer llamada Tapputi-Belatekallim, que se supone vivió en Mesopotamia 1200 años AC, es la primera perfumista de la que se tiene registro. Ella utilizaba flores, aceites, mirra y otras sustancias para elaborar sofisticadas preparaciones. Parece que fue además la primera persona en realizar una destilación.

Existen numerosos registros del uso de los aceites esenciales en culturas muy alejadas entre sí, como la India, la China y por supuesto en occidente, en el Imperio Griego y luego el Romano. Luego llegó la Edad Media con toda su oscuridad, y el arte y la sanación de los aceites esenciales quedaron relegados a los conventos y las iglesias, hasta que con el Renacimiento resurgieron con gran fuerza, sobre todo en Francia.

Se comenzó a cultivar flores y plantas para la extracción de los aceites esenciales y creció l industria de la perfumería en ciudades hoy famosas como Grasse y Provence.

Como cuenta la historia, en 1937 Gattefasse se quemó la mano en su laboratorio y pensando que en un recipiente había agua, sumergió su mano en ella. Resultó que lo que había en el recipiente
era en realidad aceite esencial de Lavanda, que por sus increíbles propiedades le cicatrizaron la
mano sin dejar marcas ni dolor.

Así fue como los aceites esenciales comenzaron a ganar reputación como grandes aliados de la
salud además de por sus aromas maravillosos.

¿Cómo se extraen los aceites esenciales de las plantas?

  • Por extracción: puede ser en frio, con solventes, gracias a la maceración (oleados), entre otros.
  • Por destilación: este método necesita de un instrumental específico, que yo tuve la suerte de probar en casa. Básicamente se pone la planta en agua y se calienta, para que hierva y el agua se evapore. Los principios volátiles y aromáticos de la planta son arrastrados por este vapor de agua. Luego el vapor vuelve a condensar y con el agua condensada se encontrará el aceite esencial que al ser más ligero que el agua, flotará, por lo que será muy fácil separarlos. Abajo hay una foto de mi experimento. Destilé hojas de menta piperina (unos 70 gr) en agua destilada. Al finalizar la destilación se separa el aceite esencial y el agua que queda se llama “hidrolato”, que también puede utilizarse en cosmética natural (así que la guarde también).

PARA QUÉ SE UTILIZAN LOS ACEITES ESENCIALES

Los egipcios ya utilizaban los aceites esenciales para perfumarse, hacer sus cosméticos, para usos medicinales y para preparar a las momias.

Hoy en día, aparte de la evidente función de ser utilizados como materia prima para hacer perfumes (aunque hoy en día las grandes marcas usan mas esencias sintéticas) son también utilizados en Fitoterapia (mas específicamente a su rama llamada Aromaterapia). Todos los aceites esenciales son antisépticos en mayor o menor medida, pero además cada uno tiene sus propiedades específicas que actuaran sobre nuestro cuerpo físico y nuestro estado psico-emocional.

Utilizadas en la elaboración de cosméticos naturales aportaran fragancias irresistibles y propiedades terapéuticas muy interesantes.

Es importante saber que su concentración los hace muy irritantes si se usan de manera directa tanto en la piel como por vía interna. Salvo poas excepciones, siempre hay que diluirlos para usarlos.

Correcta utilización y límites dérmicos

En el caso del uso de los AE en cosmética es tan importante saber sus propiedades y usos como sus contraindicaciones y límites dérmicos. Por regla general, como ya vimos, estas sustancias se utilizan de manera diluida y en pocas cantidades.

* JAMÁS los usaremos en más de un 5% en nuestra formulación (¡nunca puros!!!)* Una proporción muy utilizada sería de un 0,1 a 3%
* No más de un 1% en productos faciales
* No más de 1% en productos que no se aclaran (cremas, lociones, ungüentos, etc.)
* Máximo 0,5% para bálsamos labiales
* Máximo 0,1% para áreas alrededor de los ojos
* No usar en caso de productos que tocarán los ojos (como un desmaquillante)
* Se puede aumentar ligeramente los porcentajes en productos para el cuerpo y cosméticos que se aclaran (jabones, limpiadores, etc.)

* Estos porcentajes deben ser chequeados con los porcentajes máximos de cada aceite esencial (algunos tienen altos porcentajes de alérgenos y por lo tanto los usaremos en pequeñas dosis siempre)

* Para productos para niños y embarazadas usaremos siempre la mitad de estos porcentajes. Los
evitaremos en bebés.
* Los cítricos son fotosensibilizantes, por lo que los usaremos en dosis muy pequeñas, sobre todo
en productos que no se aclaran y productos faciales.
Intenta no mezclar más de 2-3 aceites esenciales en tus formulaciones, siendo un buen comienzo
agregar solamente 1 o 2.
Con respecto al correcto manejo de los aceites esenciales recuerda:
* Mantenerlos en lugares frescos fuera de los rayos directos del sol

* Guárdalos en frascos de vidrio oscuros, mejor si es dentro de un gabinete o cajón, fuera del alcance de los niños y curiosos.

* Cuando utilices los aceites esenciales, recuerda siempre mantener cerrado el frasco, ya que se
evaporan al instante y pueden echarse a perder.
* Puedes agregarles una etiqueta con información como fecha de vencimiento, dosis máximas,
propiedades, contraindicaciones, etc.

CÓMO ELIJO ACEITES ESCENCIALES DE CALIDAD

Hay muchísimas calidades de aceites esenciales en el mercado. Muchas marcas son de calidad (sobre todo en Europa, donde hay más regulación) y de confianza, pero muchas otras no lo son tanto. Desconfía (o al menos pide más información al vendedor o productor) cuando en la etiqueta del envase (que por cierto tiene que ser oscuro y no transparente, para evitar que se oxide)  del aceite esencial no aparecen los siguientes detalles:

  • Nombre de la especie de la planta: siempre tiene que estar este dato, ya que una planta tiene muchísimas especies que varían en su composición y por lo tanto sus propiedades (por ejemplo, no es lo mismo la lavándula angustifolia que posee propiedades calmantes y sedantes que la lavándula officinalis cuyas propiedades se parecen más a las del romero, carminativa y antiespasmódica del sistema digestivo).
  • Lugar y métodos de cultivo: es muy importante saber el origen de la planta, ya que de la tierra de la que proceda obtendrá sus nutrientes, que pueden variar mucho de un lugar a otro. Además no es lo mismo un aceite esencial extraído de una planta cultivada con métodos “ecológicos” que los que han sido sometidos a agroquímicos.
  • Parte de la planta usada en la extracción o destilación (flores, hojas, corteza, etc.)
  • El quimiotipo: este término hace referencia al perfil bioquímico de la planta. La altitud, latitud y cantidad de luz solar (entre otras cosas) influencian la composición química de las plantas, por lo que dos especies idénticas pueden tener propiedades muy distintas.
  • Además, muchos diluyen el aceite esencial en aceites vegetales (como en aceite de almendras), por lo que es muy importante que diga en la etiqueta que es un “aceite esencial (NO “esencia”) 100% puro y natural”.

A la hora de comprarlos recuerda que si su precio es muy bajo es muy probable que sean AE sin-
téticos que pueden tener olor o aroma, pero carecerán completamente de los efectos terapéuticos deseados, que sí encontraremos en los AE naturales.
Estos últimos se presentan en frascos pequeños de color ámbar o caramelo oscuro de entre 5 y 30cc y generalmente vienen con un gotero inserto para dosificar. Los frascos transparentes no son aptos porque dejan pasar la luz que deteriora los AE.
Los frascos de plástico tampoco son adecuados porque al ser demasiado porosos intercambian
moléculas químicas entre el recipiente y el contenido, contaminando y echando a perder el AE y
corroyendo el plástico del envase.

Con el tiempo, el mejor aliado al elegir un aceite esencial será tu propio olfato que se irá desarrollando y distinguirá algún día los AE naturales de los sintéticos o adulterados.

Mi consejo es que comiences comprando poca cantidad, para ir probando cuales te gustan más cómo usarlos y que proveedor te da más confianza. Puedes empezar con los más básicos (más adelante hay una lista) y luego ir comprando algunos más caros o exóticos.

Algunos aceites esenciales y sus usos:

Por cierto, al final mi destilación no dio el resultado que buscaba porque usé muy poca planta. Sólo logré sacar unas gotitas de aceite esencial. Lo bueno es que ahora tengo hidrolato de menta 😉

La próxima haré más cantidad… ya les contaré como fue…

¿Qué les pareció esta información? Les fue útil?

Les mando un abrazo grande! Nuria

2 comentarios sobre “Aceites esenciales: el alma de las plantas

Si este post te sirvió hacemelo saber con un comentario